Historia de la txapela,
la boina vasca

Los orígenes de la txapela

La primera referencia histórica de la txapela en Europa se remonta a la Baja Edad Media. En aquellos tiempos, tenía un tamaño de hasta dos veces el diámetro de la cabeza que la sustentaba. El pintor holandés Rembrandt era muy aficionado a usarla, siendo numerosos los autorretratos en los que aparece con una gran boina.

La Revolución francesa resulta clave para poder explicar el origen de la txapela en el País Vasco. A Francia llegan desde los valles pirenaicos septentrionales vasco franceses, donde su uso aún se había mantenido desde tiempo inmemorial.

El intercambio comercial entre ambos lados de los Pirineos se hace muy activo una vez terminada la Guerra de la Independencia (dentro del contexto de las Guerras Napoleónicas) allá por 1814 y así es como pasan a utilizar la boina también los vascos, que las compraban en Francia.

Comienza el apogeo de la txapela

Muchos fechan como el comienzo del apogeo del uso de la txapela, el período de 1833-1840 comprendido por las Guerras Carlistas. De hecho, uno de los militares más conocidos de esa contienda, el general carlista Tomás de Zumalacárregui, llevaba una txapela roja de amplio vuelo como puede apreciarse en las imágenes de la época y su ejercito era conocido como los txapelgorris.

La fábrica de Boinas Elosegui y Boinas La Encartada

Con posterioridad a las Guerras Carlistas, a mediados del siglo XIX y coincidiendo con la última etapa de la Revolución Industrial, es cuando surgen las primeras fábricas de txapelas en el País Vasco. Boinas Elosegui es una de ellas, empresa de Tolosa que lleva funcionando desde 1858 y proveedor de Teletxapela. Boinas La Encartada en Bizkaia, fue la otra fábrica de boinas vascas de referencia en el País Vasco, actualmente cerrada y convertida en museo en la localidad vizcaína de Balmaseda.

La industrialización y el boom de la txapela

Hacia finales del Siglo XIX, el tricotado que en los comienzos se hacía a mano y el abatanado para el que se contaba con máquinas muy rudimentarias experimentó una importante evolución. La incorporación de telares circulares, maquinas de tejido rectilíneo de 8 cabezas (algunas de las cuales aún hoy funcionan) y batanes más eficientes, permitieron a estas empresas aumentar considerablemente la productividad y prepararse para el boom de la txapela, que llegaría a partir de los dorados años 20 del siglo pasado.

Dama antigua con vestido de época y boina

La txapela en la actualidad

En la actualidad, la txapela vasca, cargada de historia, tradición y simbolismo, se ha convertido en señal de identidad de los vascos. A tal punto, que se la llama de igual manera en otros idiomas (con el sustantivo boina seguido del adjetivo “vasca”): béret basque, beretto dei basque, basque cap, basken mütze.

Su uso no es exclusivo de gente mayor, sino que los fashionistas de todas las edades han recuperado la moda de la txapela para conseguir un look francés: elegante y chic. 

joven-txapela-azul

Además de la boina de uso tradicional, se fabrican auténticas virguerías con bordados: las txapelas personalizadas. 

Es tradición en el País Vasco coronar la cabeza del ganador en las competiciones deportivas con una txapela bordada, con texto e imágenes alusivas al evento y que servirá de trofeo recordatorio de su gesta. Es difícil imaginar a un txapeldun (el campeón de un torneo, derivado del euskera txapela, “sombrero” y -dun, “el poseedor de algo”) sin su txapela txapeldun.

De igual modo, las txapelas personalizadas bordadas, que encarnan valores tradicionales de la cultura vasca, se entregan como emotivo regalo y recuerdo de bodas, homenajes, celebraciones, aniversarios y otros eventos sociales.

txapela-campeones-pelota-vasca
txapelas-bordadas-trofeos-txapeldun
txapela-bordada-homenaje-hombre-mayor
Chatear
¿Dudas? ¿Necesitas ayuda?
Hola,
¿En que podemos ayudarte?, ¿Necesitas ayuda para comprar tu producto?